COCTEL DE BIENVENIDA

Historia del MAX

El Museo de Antropología de Xalapa es una institución de sólida tradición y gestión vanguardista.

Su misión corresponde al ideal de extensión universitaria al propiciar no solo la investigación, la conservación y la difusión del patrimonio, sino un ambiente pluridisciplinario para el desarrollo de estudiantes y profesionales de áreas diversas.

Nació hace más de cincuenta años como el Museo Antropológico de la Dirección General de Educación.

En 1951 su nombre pasa a ser el de Museo Veracruzano de Antropología, definiendo la orientación de su misión hacia la extensísima riqueza histórica y estética del territorio veracruzano. La Universidad Veracruzana, ante el caudal cultural que esto representa, funda en 1957, para enmarcar el estudio del acervo existente y realizar nuevas exploraciones, un Museo, un Instituto y una Escuela de Antropología (que más adelante sería Facultad) y pone al frente de estas instituciones al más enérgico promotor de estas instancias, el maestro Alfonso Medellín Zenil. Para la creación del museo la Universidad Veracruzana suscribió un convenio con el Instituto Nacional de Antropología e Historia, de modo que rápidamente se agregarían al acervo original materiales hallados en investigaciones promovidas por la UV y acopiados por el INAH.

En 1959 la colección sumaba ya alrededor de diez mil piezas. Para albergar tan vasta colección y ofrecer las condiciones ideales para su custodia, exhibición y estudio, la UV decide construir un edificio ex profeso sobre los terrenos que los ejidatarios del Molino de San Roque le habían donado. Ubicado en lo que en aquel momento era “las afueras” de la ciudad, ese terreno es el que ocupa el actual MAX, ahora casi en el corazón de la capital.

La arquitectura de este lugar fue obra del arquitecto norteamericano Raymond Gómez, quien propuso un proyecto que tomó 15 meses llevar a efecto para finalmente obtener un área de 12 000 m2 de construcción, de los que 9 000 corresponden a la exhibición permanente.

La forma alargada y la disposición consecutiva en que se presenta la colección permanente rinden homenaje a la geografía de Veracruz. El área de exhibición del MAX abarca 30 siglos a través de las cerca de mil ciento cincuenta piezas distribuidas en su espacio de exhibición permanente. Esta área incluye un vestíbulo, una galería que comunica con 6 salas y 3 patios o pérgolas cubiertos.

Reciben al visitante vestigios Olmecas, primera cultura de Mesoamérica, que en el periodo Preclásico, de 1,500 a 400 a. C., se estableció en el extremo sur de lo que hoy es el territorio veracruzano. La parte central de la galería, así como las salas y patios de este segmento, presentan la nutrida variedad de huellas de las Culturas del Centro que se desarrollaron a lo largo de tres mil años, desde el Preclásico Superior, el Clásico, y el Clásico Tardío.

Para finalizar se encuentra la colección Huaxteca, cultura que fincó su residencia al extremo norte de Veracruz y tuvo mayor auge en el periodo Postclásico. También existen dos importantes espacios de exposición temporal que alternan plástica contemporánea con muestras temáticas de carácter histórico. El edificio posee, además, un auditorio para 300 personas, una librería y una cafetería que en días claros ofrece la magnífica vista del Pico de Orizaba y el Cofre de Perote. Los vastos y hermosos jardines del MAX son un atractivo adicional para el visitante local y foráneo.

CONTÁCTANOS